GRITOS DE TERROR

FICHA TÉCNICA
T.O.: Notturno con grida
Aka: La forza del male/Coscienzia
Nocturn with Cries/La fuerza del Demonio/Les forces du mal
Director: Ernesto Gastaldi
& Vittorio Salerno
Año: 1982
País: Italia
Música: Severino Gazzelloni
Cast: Mara Maryl, Gerardo Amato, Martine Brochard, Alan Collins (Luciano Pigozzi ), Domi Arcangeli.

REVIEW
Un grupo de ocultistas se reúne en un bosque después de practicar una sesión de espiritismo en la que invocaron a un colega que fue asesinado hace años, cualquiera de ellos pudo ser el asesino y todos sospechan de todos.
Nos encontramos ante una extraña secuela de un primigenio giallo en blanco y negro titulado Líbido, rodado en 1965 también por el mismo tándem de directores, Ernesto Gastaldi y Vittorio Salerno. De hecho, los flash-back son imágenes recicladas de Líbido. Pese a que entre ambos films hay 17 años, repite con algunos de los actores, los cuales encarnan a su vez a sus personajes envejecidos; así vemos al barbudo Alan collins, seudónimo de Luciano Pignozzi (el Peter Lorre italiano), interpretar a Paul en las dos pelis... eso si, en el 65 lucia unos 20 kilos menos y un perfecto afeitado.
En palabras de Ernesto Gastaldi: "Notturno con grida es una especie de antigua promesa: hacer una secuela veinte años después. Por desgracia, la actriz Dominique Boschero no quería volver a Roma, ahora vivía retirada en Piamonte. Y tampoco invitamos a participar a Giancarlo Giannini porque se había convertido en un actor de elevado caché. Así que recurrimos a Martine Brochard y Gerardo Amato. El film se realizó con contribución del gobierno y poder ajustar el reparto fue importante para tener en anticipo una parte del dinero que asegurará la realización de la película." Este fragmento está sacado de una entrevista que tuve el honor de hacer al señor Gastaldi en el año 2010 y que podéis ver completa AQUÍ
Notturno con grida resulta casi un expiremento bizarre, cercano al drama psicológico, con homicidios y poderes paranormales a plena luz del día. Muy pocos actores, cinco en concreto, acosados en una sola localización abierta de la que no pueden salir, casi como si de personajes de Buñuel se tratasen. Irán muriendo uno tras otros como empujados por una fuerza sobrenatural. Una cinta no apta para todos los gustos, pero a la que nadie puede negar cierta originalidad en comparación a la mayoría de productos terroríficos europeos de la época.
Muy disfrutable para los gustadores de rarezas e historiadores del eurohorror. Esta película conoció dos ediciones en vídeo diferentes en España: una con el título de Gritos de terror y otra con el de La fuerza del Demonio, pero parece ser que no pasó por las salas de cine comerciales.
Review by Gerard Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada